esenfrpt

Entrevista con Flávia Junqueira

Por Adriana Schmorak Leijnse

Flávia Junqueira trabaja principalmente con fotografía. El universo visual de la infancia y la construcción de un imaginario sobre esta primera etapa de la vida impregnan la obra de la artista desde el inicio de su producción.  
Efectivamente, en la fotografía presentada en ArtRio 2021, Ingenio de Piracicaba#1, vemos en el centro de la escena un globo aerostático que llama la atención por el espacio que ocupa y por la variedad de colores saturados que ostenta, utilizadas frecuentemente en cuentos, dibujos animados, películas infantiles e incluso en juguetes.  
Además, llama la atención la ausencia de figuras humanas y el hecho de que los objetos infantiles permanezcan en medio de un espacio declarado patrimonio nacional. Como sucede con su obra de 2019, Theatro João Caetano nº1, donde flotan globos de colores variados en el espacio interior del teatro más antiguo de Río de Janeiro.  
Así, la fotografía de Flavia Junqueira alude críticamente a nuestra situación actual, una época en que coexisten el placer visual y la posesión de objetos lujosos, brillantes, coloridos, sobre un fondo en ruinas, solitario y vacío de humanidad. Al mismo tiempo, una imagen virtual que nos llega a través de películas y cuentos infantiles, llenos de color e ingenuidad, frente a una realidad imperfecta y vacía de sentido.  
Las obras de Junqueira forman parte de la colección de importantes museos y centros de arte tales como el MAM-SP, MIS-SP, MABFAAP, Museo de Itamaraty, RedBull Station, World Bank e Instituto Figueiredo Ferraz. En ArtRio 2021, la artista fue representada por la Galería Zipper de São Paulo.  
A continuación, presentamos nuestra entrevista con la fotógrafa brasileña.  

¿Cómo fue su primer contacto con la fotografía?  
Me gradué em la FAAP (Fundación Armando Alvares Penteado). Hice Licenciatura en Artes Plásticas y el primer contacto fue en la propia Facultad. Por supuesto que yo ya me movía con la cámara fotográfica de una manera muy común, como cualquier niño, con aquellas máquinas analógicas, pero nada no sentido de una apropiación, incluso con un medio, como un soporte para mi trabajo artístico.  
Entonces tuve esta relación directa cuando me uní a la Universidad, experimenté con varios soportes y uno de ellos fue la fotografía. Trabajé con escenografía teatral durante la Universidad y usaba mucho la cámara para registrar escenografías y pequeñas maquetas. Construía pequeñas situaciones, con miniaturas y objetos, y luego las fotografiaba.  
Al final de la Facultad, en 2008, en mi TGI, que era mi trabajo de Graduación Interdisciplinaria, presenté una serie llamada "En la Compañía de los objetos" en la que me ponía aglomerada con todos los objetos de mi casa y hacía autorretratos.  
Así que mi primer contacto con la fotografía, de hecho, fue a través de estos autorretratos.  

¿Por qué elegiste el universo infantil como tema principal de tu trabajo?
 
El tema del universo infantil no fue una elección, pero fue un proceso. Desde niña he conseguido entender en la Infancia algo muy mágico y teatral y siempre he tenido una afinidad muy grande con ese período que está en la memoria de los adultos.  
Poco a poco, en la adolescencia, en mi juventud y más madura, me di cuenta de que este universo infantil no había salido de mí en ningún momento. Fue cuando empecé a entender que esos elementos traían un sesgo más teatral, más apaciguador, menos racional, menos ligado a la idea de Progreso, idea que fue muy planteada por la Arquitectura moderna.  
Cuando transformo los espacios a través de apropiaciones de elementos lúdicos como estos Globos, los carruseles, las burbujas de Jabón, estoy queriendo traer un poco de la temporalidad de la Infancia, que es un presente: no tiene ni la nostalgia del pasado ni la ansiedad del futuro, el tiempo de ahora, el tiempo del niño.  
Yo también tengo afinidad con lo que tiene que ver con el coleccionismo y la catalogación de objetos. De tomar la funcionalidad del objeto y llevarlo al campo de la colección de algo que no tiene un objetivo determinado. La colección de cualquier objeto supone que la gente saque el objeto de su función original y comience a acumularlos.  
En un segundo momento, estoy lidiando con arquitecturas patrimoniales hechas para durar y, al mismo tiempo, estoy colocando elementos que acaban muy rápido, para que aquel instante muy rápido del ser niño sea llevado para el adulto, el espectador que está viendo la obra. Para que también se convierta en un niño.  
El universo infantil es un proceso que no tiene principio ni fin, pero sucede como proceso artístico, como intención para el entendimiento del espectador y como proposición de un pensamiento que va contra el progreso, contra la idea de racionalidad colocada allí por la modernidad.  

¿Considera que sus fotografías tienen un significado aparente y un significado oculto?
 
Considero que las fotografías tienen un significado aparente y un significado oculto. Como en muchos trabajos artísticos, principalmente en arte contemporáneo. Sobre todo, mi trabajo que habla a través de la imagen y de lo visual de una manera muy directa. Las personas se acercan a mi trabajo de una manera muy directa cuando reciben esa explosión de color, esa explosión de energía de elementos de la infancia, de teatralidad.  
Pero, sin embargo, a menudo bromeo allí con la cuestión de los patrimonios históricos, la mayoría de ellos abandonados en un país que no da valor a la cultura, un país que no muestra aprecio por el patrimonio. Es una manera de traer nuestra historia y mostrarla a la gente. Muchas personas conocen teatros del mundo todo, pero no conocen un gran teatro brasileño como, por ejemplo, el teatro de Manaos, que tiene una fuerza histórica muy grande y que marca un período muy importante en Brasil.
Mi trabajo tiene muchas capas, que es ir en contra de una idea de progreso, de racionalidad, de función. Esta idea de que el adulto tiene que producir, tiene que hacer, trabajar, y que solo el niño puede soñar, solo el niño puede sentir el verdadero regalo.  
Entonces, básicamente, las capas están mucho más allá de la cuestión de la apariencia que surge de una imagen que tiene una relación de composición, de simetría, de belleza, de acumulación de colores, que es muy agradable a la vista.  
Pero cuando uno empieza a ver que esos espacios no tienen personas, están vacíos y son espacios patrimoniales, espacios que son vistos de modo siempre abandonados, toda esa cuestión de crear una relación de fricción allí con algunos ideales, y principalmente entender los espacios y la mirada en ellos. Todo esto es muy importante para mí.  

¿Por qué los espacios en sus fotos se caracterizan por la ausencia de figuras humanas?
 
En este momento es muy importante que la arquitectura y los objetos sean los grandes protagonistas. Como he dicho muchas veces, son espacios que están obsoletos, abandonados, espacios de nuestra cultura, de nuestro patrimonio que, infelizmente en Brasil, no reciben el valor que deberían.  
La figura humana apareció inicialmente en mi trabajo durante unos tres años seguidos, cuando yo hacía autorretratos, y aparecerían mucho en las fotos de la serie "En compañía de los objetos" y en la serie "Casa en fiesta".  
También hice un trabajo que era un autorretrato con mi padre y he tenido algunas obras donde el personaje o estaba oculto detrás de los globos o él era un autorretrato claramente dado, mío, de la artista.   En ese momento y en esas principales series que he hecho actualmente, siento que fue muy natural esa salida del personaje y la entrada de un nuevo personaje que en el momento es un gran protagonista que son esos elementos de la infancia: los caballos de carrusel, los globos, las burbujas de jabón.  
Todos esos elementos toman el lugar de una figura que no es una figura humana, pero es una gran figura que está allí para hablarnos, para hacernos pensar sobre cómo es que la gente lidia con esos objetos que la mayoría de las veces tienen una duración muy corta.  
La burbuja de jabón es solo un instante para que suceda y desaparezca. El globo dura poco tiempo, 8 horas y se marchita. Para pensar un poco sobre la soledad, sobre el desplazamiento de esos espacios, que son espacios hechos para durar.  
Trato de crear una teatralidad para ellos a través de un objeto que es lo contrario de estas arquitecturas, no fue hecho para durar, es un objeto que termina, así como la fiesta termina, así como la vida misma de todo el mundo termina.   Entonces, mi trabajo es una reflexión sobre la finitud de la figura humana y sobre la finitud de las cosas, a través de estos elementos tales como los caballos de carrusel, los globos y las burbujas de jabón.
 
¿Hay algo en su trabajo que haga referencia a nuestra situación actual como sociedad?
 
En mi trabajo hay muchas referencias actuales que hacen que el espectador, en el primer momento, sea atraído por lo visual, y en un segundo momento él también pueda reflexionar sobre esos espacios patrimoniales, sobre nuestra sociedad, sobre nuestra cultura, acerca de lo que fue hecho de nuestros patrimonios. Si el espectador ya ha entrado en ese lugar y él se siente tentado a ver eso, él puede pensar cuánto de su historia está allí, de la historia de su propio país.  

¿Dónde será su próxima exposición?
 
La exposición actual en Zipper Galería está en cartel. Se llama "Iglesias barrocas y caballitos de palo" y trae un paralelo entre las formas visuales del Barroco y una relación con las formas y los movimientos de los antiguos parques de diversión.  
En alusión a un texto de un teórico que se llama Roger Bastide. Este teórico me fue presentado por el curador Ícaro Ferraz Junior, quien me acompañó durante un año a través de contactos y diálogos sobre mi trabajo.  
Esta exposición habla sobre el momento en que termino mi doctorado en la Unicamp en Artes Plásticas. Esta exposición muestra siete obras realizadas a través de la fotografía puesta en escena, que es el género de la fotografía que más uso.  
En la próxima exposición, en febrero, voy a hacer una instalación, todavía no puedo decir exactamente cuál será el lugar. Va a ser una instalación con globos de vidrio, que es un elemento que ahora empiezo a investigar más.  
Pronto voy a participar en el programa Metrópolis de TV Cultura. El año que viene el proyecto es ir hacia afuera. Algunos teatros europeos ya me han invitado a hacer la catalogación europea con los globos. Creo que la cuestión de la instalación toma cada vez más espacio en mi trabajo, sale de la fotografía. Hay muchas cosas buenas que hacer el año que viene.  

Festivales

En nuestra sección Festivales podrás encontrar una síntesis de los últimos festivales internacionales con los filmes que se presentaron en competencia, los premiados, los invitados especiales, retrospectivas y fotos.

El equipo de Cinecritic.biz

Festival do Rio divulga selecionados da Première Brasil 2021 O Festival do Rio...

54º Festival Sitges 2021 La 54ª edición del Sitges - Festival Internacional de Cinema Fantàstic...

NIEVE ROJA El Festival Nieve Roja de El Bolsón (Río Negro - Argentina) inicia el camino hacia...